Como efectuar la técnica del muro psíquico con todos sus métodos


Esta segunda técnica es rápida y bastante sencilla. A veces, podemos hallarnos en ambientes hostiles, de modo que tenemos necesidad de protegernos espontáneamente y con mucha rapidez. La técnica es bastante sencilla; naturalmente si no se está solo se deberá disimular para que nadie se dé cuenta de lo que se está haciendo. En pocos segundos, se habrá logrado levantar una barrera.

He aquí lo que debes hacer: piensa mentalmente en levantar una pared a tu alrededor, un muro psíquico. Una pared se construye con ladrillos colocados uno encima del otro. Deberás imaginar rápidamente una pared que se construye velozmente colocando muchos ladrillos a tu alrededor. Imagínate que a partir de tus pies se coloca el primero, y después, girando en el sentido de las agujas del reloj, se colocan otros muchos. Construye velozmente hacia arriba, hasta superar tu cabeza en por lo menos cuatro o cinco hileras de ladrillos. La construcción debe ser rápida, inmediata. Es aconsejable haber ensayado antes varias veces, para entrenarte en la velocidad.

Como efectuar la técnica del muro psíquico con todos sus métodos Hechizos

Esta protección es menos válida que la bola porque se produce de un modo rápido. A pesar de ello, es muy efectiva y su efecto se prolonga durante una hora o más. De todos modos, y aunque es cierto que tanto un sistema como el otro son válidos, cabe decir que el mejor mecanismo de defensa es el amor. El pensamiento positivo, en general, el antiodio, la buena predisposición son unos inversores de bondad indiscutibles, los mejores. Tanto una técnica como la otra pueden emplearse de memoria pero si no es posible acordarse perfectamente de las instrucciones, es conveniente grabarlas en una cinta y escuchar la misma para llevar a cabo los métodos.

Otros métodos para combatir el mal de ojo son los que ahora vamos a ver. Todos ellos son más sencillos que los dos anteriores pero, de todos modos, hay que saberlos por si nos hicieran falta.

Método 1

Se procura un compuesto en el que estén mezclados los siguientes ingredientes:

Se introduce todo en un litro de agua y se lleva a ebullición, para dejarlo a enfriar después en el antepecho de la ventana de una noche de luna llena. A la mañana siguiente se esparce el compuesto por el cuerpo.

Método 2

Durante siete semanas y procurando que la primera coincida con la primera de mes, iremos a la iglesia y nos santiguaremos a medianoche, recitando un padrenuestro.

Método 3

Si se conoce a la persona que ha enviado el mal de ojo, bastará con hacerle un favor con toda la bondad y buena disposición de ánimo. De esta forma se logrará el efecto boomerang.

Método 4

Se consigue un mechón de la persona que está provocando el mal de ojo y se mezcla con un mechón de una chica virgen. Estos se mezclan junto a un puñado de tierra, colocando el compuesto en un crucifijo de madera para quemarlo todo. Tal acto, se lleva a cabo ante Dios y los cabellos de la joven virgen eliminarán los efectos maléficos del autor del mal de ojo. Hay que intentar que el mechón de la chica virgen sea más abundante que el de la persona que ha provocado el mal de ojo.

Método 5

Se pincha el dedo índice de la víctima y se mezcla la sangre con agua bendita. Mientras el sacerdote está pronunciando el sermón se deja caer la mezcla sobre nuestros zapatos mientras se está completamente convencido de lo que se está haciendo.

Método 6

En una noche de luna llena, se encenderán tres velas y se colocarán sobre una mesa redonda a igual distancia de los cantos. Luego se pondrá en el centro de la mesa incienso y se lo hará quemar lentamente, mientras se hace el signo de la cruz y nos concentramos en el significado de la palabra mal de ojo. Se recitará el Gloria y finalmente, después de santiguarnos nuevamente, se apagará la llama de las tres velas con los dedos, utilizando el pulgar y el índice de la mano derecha, al tiempo que colocaremos la izquierda sobre el corazón. Se dirigirá la mirada hacia el cielo y se tendrá plena confianza en que el mal de ojo haya desaparecido totalmente.

Método 7

En una copa de bronce se derramará tantas gotas de aceite como años se tengan; se añadirá una cucharada de harina y tres de agua bendita que se habrán cogido de una iglesia poco después de  medianoche. Se mezclará todo, se beberá la mitad, y el resto, junto con la copa, se tirará a un precipicio pero de espaldas a este. Después habrá que santiguarse tres veces y se llevará siempre consigo un crucifijo forjado de bronce.

Método 8

Cogeremos una lámpara de aceite y, de noche, manteniéndola encendida, nos dirigiremos a donde haya ruinas de una construcción de época antigua, procurando que el trayecto de casa al lugar elegido sea el concertado primeramente y caminando marcha atrás. Cuando lleguemos al lugar, cogeremos un crucifijo y apagaremos la lámpara diciendo:

«Así como ya he andado al revés hasta llegar aquí, así ahora borro de mi mente el período en el que he estado influenciado por el mal de ojo, por Cristo nuestro Señor, amén

Encenderemos de nuevo la lámpara y volveremos a casa, esta vez andando normalmente.

Método 9

Otro método eficaz para salvarse del mal de ojo si se conoce a la persona que ha motivado el sortilegio, consiste en lo siguiente: iremos a casa de quien la ha provocado, escupiremos tres veces al suelo y tiraremos sal delante de la casa. Esta operación la debemos realizar durante siete días seguidos y una vez al día, procurando que este rito se haga siempre a la misma hora. Al final del séptimo día seguramente nos habremos librado del mal de ojo.

Método 10

Otro remedio es el siguiente: se coge harina y con un poco de agua se hace una masa. Se amasará totalmente y pocos minutos después se mojará con agua bendita, rogando que el sortilegio finalice y que los influjos negativos se atenúen. Después se secará la masa con un trapo de lino que se haya usado anteriormente.

Método 11

Nos untaremos los pelos de las axilas con aceite bendito durante siete noches seguidas, y en la mañana del octavo día nos las afeitaremos completamente, colocando los pelos en un recipiente sin agujeros, pero que permita el paso de la luz. Tiraremos en el contenedor algunas gotas de aceite bendito y lo dejaremos todo bien cerrado durante tres días. Luego, dejaremos ese recipiente frente a la casa del causante del mal de ojo.

Método 12

Habrá que tomar un baño purificador en un riachuelo durante tres días seguidos a la salida y a la puesta del sol procurando, cada vez que se salga, mojarse el cuerpo con agua bendita que habrá sido cogida de la iglesia por una muchacha virgen.

Las bolsitas perfumadas

Otra de las formas de defenderse del mal de ojo consiste en mezclar ciertos ingredientes en una bolsita de tela, de forma que estos se atraen y proporcionan un excelente elemento de defensa; a veces, llegan a anularlo por completo. Tales defensas son muy apropiadas para niños, bebés sobre todo, personas muy susceptibles a los males de ojo. Este remedio también es apropiado para evitar las enfermedades de los niños o para mejorar su posible estado enfermizo.

Método 13

Dentro de un saquito de tela roja bien fuerte pónganse los siguientes ingredientes:

Se coloca el saquito, cerrado con un lacito de color rojo, atado a la cama del niño. Durante los días venideros se notará un ambiente mucho más relajado que de costumbre y que la mala energía va desapareciendo poco a poco.

Método 14

Durante una noche de luna llena, se cogen unas pocas flores de manzanilla, se ponen en una taza y se machacan hasta reducirlas a polvo. Se añade un poco de sal y un poco de tierra hasta que se cubra por completo. Se introduce el compuesto en una bolsita y se ata a la cama del niño.

Método 15

Ingredientes:

Se cogen todos estos ingredientes y se mezclan con leche recién ordeñada. Después, se introduce la mezcla en un saquito de tela azul.

Método 16

En agua de manantial obtenida a primeras horas de la mañana, se mezclan los siguientes elementos:

Una vez se haya obtenido el compuesto, se introduce en una bolsita de cualquier color, es indiferente.

Método 17

Para el siguiente método, serán necesarios los siguientes elementos:

Al huevo se le hace un agujero en la cáscara y se extrae el contenido de este y en su lugar se introducen los elementos antes nombrados. Se cierra el huevo con cera líquida haciéndola caer gota a gota y, seguidamente, se introduce el huevo, ya preparado, en una bolsita. Se colgará la bolsita en la rama de un árbol con la misma cuerda que la cierra. Cuando sea de día, se colocará en un lugar oscuro y, pasados tres días, se colocará bajo el colchón en el que duerme el muchacho.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Hechizos.






Deja un comentario