¿Cómo preguntar a nuestros sueños?


Cuando haya acabado con este repaso, debe pensar en la pregunta que for­mulará a sus sueños, que es la que le ayudará a obtener de ellos nuevas ideas, consejos provechosos o auxilio eficaz.Anótela cuidadosamente porque, aun­que a la hora de acostarse le parezca que es muy clara y que no la va a olvi­dar, puede suceder que, a la mañana siguiente, ¡no logre recordarla! Una vez me desperté por la mañana con un bellísimo sueño en la mente, que venía, además, acompañado de una respuesta muy valiosa…, ¡el problema fue que no lograba acordarme de cuál había sido la pregunta!

Una vez escrita la pregunta, el siguiente paso consiste en simplificar la cuestión lo más posible. Por ejemplo, si acaba de tomar el diario para hacer las anotaciones del día, puede que desee escribir algunas líneas acerca de lo que ha sido su vida hasta la fecha, de qué dirección debería tomar de ahora en adelante o qué cambios debería introducir en ella. Acto seguido, trate de elaborar una afirmación simple y concisa que encierre el significado general, algo del tipo: «Repaso el pasado y decido la dirección que debo tomar en el futuro»; o si lo prefiere con rima: «Pasado y futuro, dejadme ver, pues mejor persona quiero ser».

¿Cómo preguntar a nuestros sueños? Interpretación de los Sueños

Lo importante es que la pregunta quede grabada en su mente con pala­bras sencillas, que le resulte muy fácil recordarla y repetirla continuamente cuando se acueste, pues no olvide que el último pensamiento antes de caer dormido es el que marcará el contenido de sus sueños.Todavía puede hacer más: coloque la pregunta debajo de su almohada para —literalmente— ¡dormir con ella!

Una vez realizados todos estos pasos, usted se halla ya en condiciones de empezar a vivir aventuras increíbles en sus sueños.

 

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario