Cuarto chakra, Chakra Anahata


Forma del yantra

El hexagrama. El hexagrama verde grisáceo del chakra anahata está rodeado por doce pétalos bermellones. La estrella de seis puntas simboliza el elemento aire. El aire es prana, el aliento vitalizador. Ayuda a las funciones de los pulmones y el corazón, proporcionando nuevo oxígeno y fuerza vital, es decir, energía pránica. El aire es el responsable del movimiento y el cuarto chakra tiene movimiento en todas las direcciones. Este yantra se compone de dos triángulos superpuestos y en intersección. Uno de ellos, dirigido hacia arriba, simboliza a shiva, el principio masculino. El otro, dirigido hacia abajo, simboliza a Shakti, el principio femenino. Se alcanza un equilibrio cuando estas dos fuerzas se unen armónicamente.

Cuarto chakra, Chakra Anahata Los Chakras

El círculo con doce pétalos

Los doce pétalos del loto se pliegan hacia el exterior desde el círculo y son de color rojo oscuro. Representan la expansión de la energía en doce direcciones y el flujo de la energía a través de doce fuentes. La comprensión de la persona del cuarto chakra no es lineal (como en el primero), ni circular (como en el segundo), ni triangular (como en el tercero). El cuarto chakra se expande en todas las dimensiones y direcciones, como una estrella de seis puntas. El chakra del corazón es la sede del equilibrio dentro del cuerpo, moviéndose hacia un flujo energético uniforme en dirección ascendente y descendente.

El círculo con ocho pétalos

Dentro del chakra anahata hay un loto de ocho pétalos, en cuyo centro descansa el corazón espiritual o etérico. Este corazón, llamado ananda kanda, está hacia el lado derecho, mientras el corazón físico está en el izquierdo. En este corazón espiritual se medita sobre la luz o sobre la amada divinidad. Estos ocho pétalos están relacionados con diferentes emociones, y cuando la energía fluye a través de ellos se experimenta el deseo relacionado con ese pétalo (ver diagrama).

Sonido de la bija

Yang. Cuando se forma el sonido yang, la lengua queda en el aire, dentro de la boca. En este momento la concentración se pone en el corazón. Cuando la bija yang se produce adecuadamente, el corazón vibrará y se abrirá cualquier bloqueo de la región cardiaca. Cuando el corazón se abre, asciende sin limitaciones un flujo de energía. Esta bija da control sobre el prana y la respiración. Se dice que tiene cuatro brazos y es de color dorado radiante.

Vehículo de la bija

Ciervo (antílope). El ciervo o antílope negro es el símbolo del propio corazón. El antílope salta con alegría y siempre está apresado por el espejismo de los reflejos. Muy consciente, muy sensible y lleno siempre de inspiración, el ciervo representa la naturaleza de la persona del cuarto chakra. Los ojos del ciervo simbolizan pureza e inocencia. Los ojos de una persona del cuarto chakra son igualmente inocentes y puros, así como magnéticos. Se dice que el ciervo muere por el puro sonido. El amor a los sonidos interiores, anahata nada, es el amor de la persona del cuarto chakra.

Deidad

Ishana rudra shiva. Señor del noreste, ishana shiva está totalmente distanciado del mundo. Con una piel de color azul alcanforado, representa la naturaleza de la persona del cuarto chakra, que tiene una felicidad perpetua. Lleva puesta una piel de tigre, simbólica del tigre de la mente que habita en el bosque de los deseos. La naturaleza de ishana es pacífica y benefactora. Sostiene el tridente en la mano derecha y un tambor damaru en la izquierda. El santo ganga (ganges) fluye de sus trenzas en una corriente refrescante y purificadora de autoconocimiento: el conocimiento de que «yo soy eso» (aham brahmasmi, «yo soy brahman»). Las serpientes que hay enroscadas alrededor de su cuello son las pasiones, que ha domesticado. Siempre es joven, pues el aspecto envejecido del tercer chakra ha desaparecido.

No hay ya preocupación por las uniones con los placeres terrenos, los honores o humillaciones. Los deseos dejan de ser un problema, pues la energía del cuarto chakra está equilibrada en las seis direcciones. La persona con conciencia del cuarto chakra vive en armonía con los mundos interior y exterior.

Shiva en lingam

El cuarto chakra contiene un lingam en el que rudra shiva aparece como sadashiva (sada, «eterno»; shiva, «benefactor»). El es shabda brahma, o el logos eterno. Como tal es omkara, la combinación de los tres gunas, sattva, rajas y tamas, que están representados respectivamente por los sonidos a, u y m, combinándose en la formación de la sílaba sagrada aum u om. Está de pie con un tridente, símbolo de los tres gunas. Su piel es de color azul alcanforado y lleva puesta una piel de tigre dorada. El tambor damaru que sostiene en la otra mano mantiene el ritmo de los latidos del corazón.

Este shivalingam es el segundo lingam del cuerpo, y se le conoce con el nombre de bana (flecha) lingam, siendo el primero el svayambhu lingam del Primer chakra, alrededor del cual se envuelve la serpiente kundalini. El lingam del cuarto chakra es sinónimo de conciencia. La fuerza del lingam actúa como un gurú. El lingam del corazón puede ser el guía. A cada paso advirtiendo o inspirando al aspirante en el camino de la energía ascendente, en tanto en cuanto se vigilen los latidos del corazón. Un aumento o reducción en la tasa de latidos es una advertencia de que hay un error en la práctica.

Este lingam irradia luz dorada y se forma de una masa de tejidos en el centro nervioso del chakra anahata. Brilla como una joya en el centro del chakramala («guirnalda de chakras», es decir la columna), con los tres chakras por encima y los otros tres por debajo. Los sufís y los místicos de otras tradiciones instruyen a sus discípulos para que visualicen una luz clara en el corazón cuando comienzan la práctica de elevar la fuerza de kundalini para entrar en estados superiores de conciencia. Aquí es donde se produce el anahata nada, o shabda brahnza (el sonido cósmico no golpeado).

Shakti

Kakini, las cuatro cabezas de kakini shakti representan el aumento de la energía en el plano del cuarto chakra. Su piel es de color sonrosado (de acuerdo con el mahanirvana tantra es amarillo dorado). Su sari es azul celeste y está sentada sobre un loto rosa. Kakini shakti inspira la música, la poesía y el arte. La energía del cuarto chakra es autogeneradora y emana de sí misma.
En las cuatro manos, kakini shakti sostiene las herramientas necesarias para alcanzar el equilibrio:

Kakini shakti lo invade todo en el cuarto chakra. Como el aire, penetra en todos los lugares y proporciona energía al cuerpo entero a través de las frecuencias emocionales de bhakti (devoción). En el cuarto chakra, bhakti se personifica como kundalini shakti, quien ayuda a kakini shakti a dirigir el movimiento ascendente de la energía. Kakini shakti se halla en un estado de ánimo feliz y exaltado y se medita sobre ella con la forma de «rostro de luna» (chandramukhz), la shakti de cuatro cabeza decoradas con ornamentos. Las cuatro cabezas están igualmente equilibradas, con la energía fluyendo en los cuatro aspectos del ser; es decir, el ser físico, el racional, el sensual y el emocional.

Kakini shakti es responsable de la creación de la poesía y las bellas artes basadas en un nivel refinado y visionario. La música y el arte mundanos, inspirados por el shakti del segundo chakra, son incapaces de elevar la mente humana a las esferas superiores de la conciencia, y sirven sólo para distraer. En cambio, el arte inspirado por kakini shakti en el cuarto chakra está sincronizado con El ritmo del corazón, y por tanto con el del cosmos. El arte que se centra aquí existe más allá del pasado, el presente y el futuro. La conciencia del cuarto chakra permite al aspirante trascender la falsa conciencia del tiempo de las personas del chakra inferior.

Kundalini shakti

En el chakra del corazón, kundalini shakti aparece por primera vez como una diosa hermosa. Se sienta en posición le loto dentro de un triángulo. El triángulo tiene la punta hacia arriba, mostrando la tendencia de shakti al movimiento ascendente y transportando al aspirante a los planos superiores de la existencia. Vestida con un sari blanco, kundalini shakti está serena y centrada en sí misma. Es la virgen madre y es sinónima de shakti, la devoción espiritual desinteresada. Ya no se personifica como una fuerza de serpiente destructiva, como ocurría en el primer chakra. Ahora kundalini shakti se convierte en una diosa y es posible comunicar con ella, con la energía ascendente. Ya no está enroscada alrededor del lingam, sino que se sienta con independencia en una posición yogui.

Sentada en la posición de loto, kundalini shakti encarna el anahata nada, el sonido cósmico, presente en todas partes y conocido como el «ruido blanco» este sonido comienza en el corazón como aum, la semilla de todos los sonidos. El corazón y el aliento juegan papeles vitales en el chakra anahata, pues el corazón es la sede más importante de los sentimientos del cuerpo, y cuando uno logra controlar su pauta de respiración, se regulan simultáneamente los latidos cardiacos. La persona que ha realizado la conciencia del cuarto chakra alcanza un refinado equilibrio en su cuerpo y su psique. El plano de la santidad dentro de este chakra trae la percepción de la gracia divina en toda la existencia.

Efectos de la meditación

Evolucionando a través del cuarto chakra, uno domina el lenguaje, la poesía y todos los esfuerzos verbales, así como indriyas o deseos y funciones físicas. La persona se convierte en dueña de su propio ser, ganando sabiduría y fuerza interior. La energía masculina y femenina se equilibran y la resolución de las dos energías que interactúan fuera del cuerpo deja de ser un problema cuando todas las relaciones se vuelven puras. Los sentidos están controlados y la persona fluye libremente, sin los estorbos de barreras exteriores. El que está centrado en el cuarto chakra ha evolucionado más allá de los límites circunstaciales y del entorno, para volverse independiente y emanar de sí mismo. Su vida se convierte en fuente de inspiración para los demás, que encuetran paz y calma en su presencia. En el chakra anahata la visión divina evoluciona con el sonido puro, produciendo un equilibrio entre acción y alegría. Se obtiene poder sobre vayu, el elemento aire. Y como el aire carece de forma, la persona del cuarto chakra puede volverse invisible, viajar por el espacio y entrar en los cuerpos de otras personas.

Características de conducta del chakra Anahata

De los veintiuno a los veintiocho años, uno vibra cori el chakra anahata. Se toma conciencia del karma,_ de los actos de la propia vida. Bhakti, o la fe, es la fuerza motivadora cuando uno se esfuerza pot conseguir equilibrio en todos los niveles. Esta persona duerme entre cuatro y seis horas por la noche sobre el costado izquierdo. El ciervo del chakra anahata corre rápidamente, cambiando de dirección a menudo, con un camino angular. Similarmente, una persona enamorada puede tenet las cualidades y tendencias de un ciervo, como ojos soñadores, deambular con inquietud y volar con rapidez. Cuando todo esto es controlado, cesan las perturbaciones emocionales.

El chakra anahata abarca a sudharma (religión apta o correcta), las buenas tendencias y los planos de la santidad, el equilibrio y la fragancia. El purgatorio puede ser experimentado en el chakra anahata cuando se representan los karmas negativos. La claridad de conciencia es la iluminación del puro que ha desarrollado buenas tendencia y ha santificado su vida a jana loka, el plano humano.

Califica este Artículo
5 / 5 (4 votos)

Categoría: Los Chakras.






Deja un comentario