El Aura roja en las personas


Corresponde a la vitalidad de la sangre, simboliza la emotividad, es el color de la energía del corazón, representa el amor incondicional, la felicidad sin necesidad del apego.

Es la ambición en su sentido más positivo, es muy optimista, siempre trabajará pensando en que las cosas resultarán bien y si no, pensará que se puede arreglar todo. Tienen valentía y cuentan con muchas ganas de luchar por todas las causas que lo apasionan. Jamás se rinde, aunque las cosas no resulten como espera y aunque surjan los obstáculos más grandes.

Esto les ayuda a crecer sin límites, se sienten cada día mejores personas y contagian esta energía a los demás, viviendo en un círculo de buenas vibras y positivismo. Es un buen deportista, le encanta esforzar su cuerpo al límite porque no se deja abatir por el cansancio.

El Aura roja en las personas El Aura

También le gusta vivir nuevas aventuras y asumir nuevos desafíos, aunque signifiquen un gran esfuerzo físico. Se encuentran llenos de energía y de ilusiones, es por esto que son trabajadores incansables. Son cariñosos, amables, buenos amigos, caen bien a los desconocidos a quienes hacen sentir bien.

En sus relaciones afectivas, son preocupados y siempre se encuentran atentos a las necesidades de sus parejas. Les agrada ser personajes destacados en su entorno. Les gusta ser protectores y sentirse necesarios.

En la parte laboral, les agrada asumir riesgos fuertes, es por ello que no rechazarán buenas oportunidades que involucren responsabilidades importantes. Tienen una buena oratoria y grandes dotes de líderes. Son destacados estrategas y siempre aportarán nuevas ideas y serán participativos.

Cuando aparece como color secundario, refleja que la persona se está llenando de valor para conseguir sus objetivos, sintiéndose capaces de cualquier cosa. Se sienten ilusionados con la invención de nuevos proyectos, con nuevos desafíos y nuevas metas que cumplir.

Puede ser también, que este color secundario nos indica que existen decisiones importantes por tomar o problemas pendientes por resolver, lo que se debe hacer pronto. Lo más positivo es que las personas se encuentran llenas de vitalidad y de energía para sacar adelante cualquier desafío.

Puede reflejar también preocupaciones económicas o de deudas de dinero. Y en esta línea puede presentar colores que van desde el rojo claro, rojo intenso o rojo magenta. Se cree que mientras más puro sea el amor y las emociones de las personas, el rojo se mezclará con el blanco para crear un rosa pálido.

Ahora si la persona se siente embargada por una gran pasión, su aura se vuelve un poco morada. Si el aura es negativa, este color básico reflejará que la persona es egoísta y ensimismada. Se dedicará a usar su energía en desarrollar obsesiones y caprichos.

Será insoportable para los demás y se desempeñará de manera impulsiva en todo ámbito, sin medir las consecuencias de sus palabras y de sus actos. Será a veces agresivo e hiriente, muy inquieto y nervioso, todo lo pondrá tenso.

Incluso puede ser muy autoritario y dictador, no dejará hablar a los otros. Y menos aceptará que alguien se resista a sus caprichos. Le encanta obligar a las personas a que piensen como él y consideren correctas sus posturas. Ahora si este es el color secundario de esta aura negativa, la persona se encontrará sin control o perdiendo el control.

La persona estará en un estado irritable e irascible, puede que este enojada con alguien o todo el mundo. Se puede tratar de una persona vengativa, que use sus energías para destruir a otros. Generalmente, se aprecia un color rojo oscuro, un rojo fuego o rojo sangre.

Se trata de personas materialistas, con excesiva preocupación por sus cuerpos y su estado físico, pero su interés por el dinero y el lujo puede hacerlo perder la cabeza.

Califica este Artículo
5 / 5 (4 votos)

Categoría: El Aura.






Deja un comentario