El consumo de drogas y alcohol y cómo afecta a nuestros sueños


Hay muchas cosas que pueden afectar nuestro sueño: los antihistamínicos, las píldoras para dormir, los alucinógenos, el alcohol, la marihuana, las sustancias químicas y las medicinas.Todas ellas actúan como agentes tóxicos y son los causantes del descenso de las vibraciones del cuerpo —entendido como un todo—, especialmente de las ondas cerebrales. Cuando alguien se va a dormir bajo los efectos de alguna de estas sustancias, el cuerpo onírico sale del físico —como es normal en él—, pero no puede llegar a los planos espirituales que le corresponderían normalmente.

Sus vibraciones, ralentizadas por las drogas o la bebida, no poseen la fuerza suficiente para acceder a esa esfera superior. Así, pues, deambula erráticamente cerca de su media naranja durmiente a la espera de que pasen los efectos de esas sustancias, pues sólo entonces podrá alcanzar los niveles delta y recibir el aprendizaje deseado. La recuperación, el restablecimiento y la revitalización en general del cuerpo no tendrán lugar hasta que el cuerpo onírico se sienta absolutamente libre. Es muy fácil com­probar cómo la toma de ciertas sustancias estupefacientes o de esas copas al acabar la jornada afectan seriamente el normal funcionamiento de nuestros sueños, las lecciones espirituales que queremos recibir, la recuperación de nuestro cuerpo y su rejuvenecimiento, así como nuestro equilibrio espiritual, pues quedan perfectamente reflejados en los experimentos de REM negativo citados unas páginas más arriba.

El consumo de drogas y alcohol y cómo afecta a nuestros sueños Interpretación de los Sueños

Si se ingieren dosis demasiado elevadas de sustancias químicas o tóxicas, el cuerpo onírico, una vez separado de su compañero, puede tener problemas para regresar al cuerpo físico bajo esas circunstancias especiales; no podrá hacerlo hasta que no se restablezca el equilibrio físico y mental normal.

En cualquier caso, en estas situaciones no se dan sueños ni se reciben cla­ses, no alcanzamos los REM y toda posible comunicación queda truncada de raíz. Si hubiera algún problema grave, como, por ejemplo, un incendio, el sub­consciente emitiría una señal débil y obtusa, pero el cuerpo onírico sería incapaz de volver a entrar en el físico —que se halla bajo los efectos de las drogas— para activarlo y sacarlo del peligro en que se encuentra: será necesa­rio esperar a que parte de los efectos de los estupefacientes remitan.Así que no lo olvide: ¡puede resultar muy perjudicial para su salud!

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario