El Khechari mudra


Este mudra se practica meditando interiormente en el sexto chakra (ajna), localizado en el espacio que hay entre ida y pingala, en el punto medio del entrecejo. Cuando se dirije el prana de forma que fluya a través de sushumna en el espacio de apoyo que hay en el entrecejo, se logra el khechari mudra. El prana permanece estable en sushumna con este mudra. La lengua debe volverse hacia arriba, al techo del paladar; este mudra recibe también el nombre de «tragarse la lengua». Uno llena la boca de sushumna por la parte trasera (raíz) con el néctar de soma que fluye desde el chakra soma. Con la práctica del khechari mudra, el sadhaka alcanza el dominio sobre las fluctuaciones de la mente y consigue el unmani avastha, o turiya, el estado de la conciencia inconsciente. El sadhaka practica el khechari mudra, hasta que experimenta el yoga nidra (sueño del yoga).

Cuando con la realización de este mudra se detiene la respiración exterior —pues al tragarse la lengua se bloquea el paso del aire entre las ventanas de la nariz y los pulmones—, se suspende la respiración en el interior del cuerpo. El prana, junto con la mente, se aquieta en el brahma randhra. La concentración en kundalini, en este estado, produce la fusión final de kundalini y el prana en brahma randhra, y la mente y kundalini se unen. Tiene lugar la unión entre Shiva y Shakti, lográndose así el objetivo supremo del verdadero aspirante.

El Khechari mudra Los Chakras

Con la práctica regular de las técnicas anteriores, el aspirante adquirirá una actitud espiritual. Los asanas producen la terminación de todas las actividades corporales, y las acciones se limitan al prana y los órganos sensorios. Por medio de kumbhaka, cesa el movimiento del prana y de los órganos sensorios; sólo permanece la actividad mental. Con el pratyahara, dharana, dhyana y el samprajnata samadhi, cesa la actividad mental y la acción se da sólo en buddhi, o la mente superior. Con la destrucción completa de las ataduras y la práctica prolongada y regular de samprajnata samadhi, cesan también las actividades de buddhi. El sadhaka logra un estado natural del ser: sahaja avastha, que es un estado inmutable, el objetivo final del yoga. El yogui permanece entonces para siempre en unión con la conciencia suprema.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Los Chakras.






Deja un comentario