El lenguaje del cuerpo


El cuerpo es un libro abierto para quien sepa leerlo. No nos estamos refiriendo a la medicina ni al psicoanálisis, sino a todas aquellas formas de adivinación que, desde la observación de las líneas de la mano o los lunares, el estudio de la fisonomía y el examen de la forma de los pies, pretenden proporcionar medios para conocer el futuro o descubrir qué verdades se esconden detrás de cada hombre.

Junto a esta inmensa cantidad de experiencias, a caballo entre la magia y la adivinación, hay numerosas creencias que derivan de una superstición antigua que se extendió entre los hombres que supieron resistirse a la Ilustración, al positivismo y, sobre todo, a las aportaciones de la ciencia. Pese a todo, el mundo de la superstición mira el cuerpo del hombre como si fuera un universo del que extraer mucha información. Pero al mismo tiempo no olvida su fragilidad y por eso encuentra, descubre, inventa fórmulas, prohibiciones y sistemas para obtener respuestas, para construir creencias ficticias.

El lenguaje del cuerpo Supersticiones

El cuerpo, para la superstición, se plantea como un mandala y propone una relación entre el micro y el macrocosmos que aparentemente recordaría a la filosofía renacentista, aunque con un punto de vista muy diverso.

Califica este Artículo
1 / 5 (1 votos)

Categoría: Supersticiones.






Deja un comentario