El misterioso lenguaje de los lunares


Hasta de la presencia, en apariencia insignificante, de los lunares en el cuerpo ha sacado indicaciones simbólicas la superstición y, en el pasado, la magia y el esoterismo. Por ejemplo, Giovanni Battista Della Porta (15351615), en su monumental trabajo Della fisionomía dell’uomo, dedicó un capítulo a las «Conjeturas para saber por los lunares que se ven en la cara en qué parte del cuerpo están los otros». A continuación, algunos fragmentos ilustrativos de su obra.

No se aleja mucho de nuestro propósito aportar aquí algo sobre los lunares; o bien, de las señales que se ven en la cara para adivinar los que se esconden en la persona, por la correspondencia que entre ellos tienen. Ciertamente, reglas agradables y útiles, que habiéndolas experimentado y encontrado ciertas aquí las incluyo […]. Quien tiene un lunar en el bazo o bajo el vientre, siempre estará enfermo. Melampo: el cuello se corresponde con las piernas, así los brazos con los pies. Ali: se le ve uno en la garganta, otro en el lado derecho del pecho.

El misterioso lenguaje de los lunares Supersticiones

Pero Melampo dice: donde acaba el vientre. Dice también Ali: uno en las manos, otro en la verga. Pero un lunar en las manos del hombre o mujer significa fecundidad; aunque la hembra dará hembras, y el hombre machos. En la parte superior, donde está el corazón, juzgaría malo un lunar en el hombre o en los pechos de la mujer. En la rodilla derecha de la mujer es buena señal, en la izquierda es señal de fecundidad. Sepan además esto, que en la parte derecha todos significan buena suerte y lo contrario en la izquierda.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Supersticiones.






Deja un comentario