El no hablar después de soñar


En alguna oportunidad escuche a mi hermano menor responder ante mi pregunta ¿Cómo amaneces? De manera que lo único que me dijo fue “No me hubieras dicho nada estoy soñando”. Si al levantarnos no tenemos obligaciones pendientes, algún suceso por hacer y estamos en calma constante seguiremos soñando algunos minutos con nuestros ojos abiertos hasta reaccionar sobre lo que estamos sintiendo.

Suele pasar bajo demasiada presión o tranquilidad absoluta, abrimos nuestros ojos y seguimos viendo en el techo o la pared de nuestro cuarto las imágenes de nuestro sueño pero estas estarán en modificación a nuestro gusto solo hasta el momento en que reacciones o despiertes realmente, en este punto simplemente desaparecen las imágenes y no puedes volver a ellas jamás.

El no hablar después de soñar Interpretación de los Sueños

Cuando reaccionamos algunos segundos tardíos a nuestro despertar real, se suele pensar en nuestro sueño el resto del día, pero claro está que al pasar de las horas empezamos a olvidarnos del mismo o cambiamos tanto las situaciones que al final reconocemos que se convierte en producto de nuestra imaginación y no en la conclusión del sueño original. El no hablar después del despertar es una práctica que no se puede ensayar, ni controlar, es más el resultado de nuestro poder mental en controlar las situaciones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario