El pesimismo y optimismo antropológico


Pesimismo

En el frente filosófico opuesto, al principio se planteó (y, en parte, se plantea todavía) una visión marcada por una especie de «pesimismo antropológico», que defendía que la pretensión humana de oponerse a la linealidad del tiempo y la historia era fruto de la soberbia, producto de la voluntad de equipararse a Dios y, por tanto, un pecado. Como Adán y los ángeles rebeldes, el hombre puede dirigirse hacia el mal por su propia voluntad. Es difícil aceptar esta tesis, apoyada inicialmente por San Agustín, porque, si el ser humano estuviera sólo predispuesto al mal, faltaría el factor moral esencial de la responsabilidad.

El pesimismo y optimismo antropológico Supersticiones

Optimismo

En el Renacimiento, se abrió una vía menos rígida que definía el libre arbitrio para sostener, en oposición a las tesis agustinianas, una especie de «optimismo antropológico», según el cual el hombre está exactamente a la misma distancia del bien que del mal —ya que participa de las dos naturalezas— y tiene la opción de elegir qué camino recorrer. La reacción fue un exceso de antropocentrismo, que alimentó la natural tendencia del hombre a interpretar el mundo físico y divino de manera análoga a la experiencia humana. Esta visión originó una posterior orientación hacia la afirmación del pensamiento mágico que consolidó la antigua creencia de un universo según las reglas de la «simpatía cósmica».

La ciencia moderna siempre ha criticado este principio en el que ha visto un obstáculo para la correcta relación del hombre con el mundo natural. Circunscribir los fenómenos al antropomorfismo, de hecho, impide analizar la naturaleza como un mundo por sí mismo, negándole toda autonomía. Aunque los grandes pensadores racionalistas e ilustrados, desde Descartes a Voltaire, trataron la superstición como una enfermedad que debía curarse, hay que decir que sólo recientemente, con la contribución de las ciencias sociales y el psicoanálisis, la observación de los fenómenos relacionados con la superstición se han conducido con mayor racionalidad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Supersticiones.






Deja un comentario