El principal objetivo de los sueños


El objetivo principal de los sueños es ayudarnos a resolver problemas. Nos en­contramos con dificultades de todo tipo, que nos obligan a buscar constante­mente respuestas y soluciones.Albert Gyorgi, premio Nobel, no pudo expli­carlo mejor: «Mi trabajo no acaba al levantarme de mi mesa de estudio por la tarde, sino que estoy dando vueltas a mis problemas todo el tiempo y mi cere­bro no cesa de pensar en ellos cuando duermo… y al levantarme encuentro claramente las respuestas que el día anterior se me habían resistido tanto».

Robert Louis Stevenson, en su autobiografía Across the Piales (A travás de las llanuras»), cuenta de qué forma le pedía a sus «ayudantes de sueños» —como él los llamaba— que le proporcionasen una buena historia; ellos le daban lo que él denominaba «unas historias mucho mejores que las que se me hubieran podido ocurrir despierto».Toda la trama de Dr. Jekyll y Mr. Hyde surgió de un sueño, al igual que muchas de sus otras historias.

El principal objetivo de los sueños Interpretación de los Sueños

Elias Howe no hallaba la manera de inventar una aguja en la que pudiera ensartar el hilo de la bobina de la máquina de coser que trataba de fabricar: nada de lo que probaba funcionaba. Desanimado y confundido, se fue a dor­mir sin dejar de pensar en el problema, y esa misma noche soñó que era ata­cado por salvajes africanos con lanzas que tenían un agujero en la punta… Parecía que el sueño le dijera: «¡Aquí tienes tu respuesta! Ella viene a ti por sí misma». Elias hizo lo que el sueño le indicaba y, como todos ya sabemos, la nueva aguja que inventó funcionó a las mil maravillas: toda la ropa que vesti­mos hoy en día está fabricada con máquinas de coser.

Gran parte de la mejor música que existe nació de un sueño. El Mesías de Handel, Noche de Paz o una parte importante de la obra de Wagner surgió de esa forma, por citar sólo unos pocos ejemplos. Podríamos seguir con muchos más, pero lo verdaderamente importante es que todos podemos acceder a este conocimiento siempre que aprendamos a sintonizar con nues­tros sueños y a recordarlos.

Thomas Edison, quien dijo una vez: «¡Las ideas proceden del espacio!», contaba con una cama en su lugar de trabajo. Siempre que tenía un problema importante, que necesitaba una idea nueva o una forma mejor de realizar un esbozo de sus numerosísimos inventos, se estiraba y dormía plácidamente con la mente centrada en la solución. Éste era su secreto: sabía perfectamente que, si relajaba el cuerpo y la mente, podría recibir ideas nuevas procedentes «del espacio».

A veces, esforzarse en hallar las respuestas puede bloquear nuestra capa­cidad intuitiva, mientras que, si nos relajamos, parece que se nos abran las puertas que nos comunican con la mente universal. No se trata de hacer que las cosas sucedan, sino de lograr que las ideas fluyan. Para ello es necesario que nosotros guiemos nuestra mente en la dirección correcta. Llegar a domi­nar el arte de la meditación resulta enormemente provechoso para cual­quier persona que quiera aprender a sumergirse de manera consciente en los niveles más profundos de la mente, ya sea para relajarse o para resolver un problema.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario