Escribir un sueño


Es muy importante que durante esos momentos en que trata de recordar y —posteriormente— de escribir su sueño, nadie ni nada le moleste: si es necesa­rio, enciérrese en el cuarto de baño. (Sería fantástico que contagiara a su com­pañero de cama su interés por recordar sus sueños; si no lo logra, que por lo menos respete el derecho que usted tiene de analizar los suyos.) Es im­prescindible que este momento de reflexión y rememoración permanezca inviolado cada día, como si la información onírica que está tratando provinie­ra de Dios, lo cual, en el fondo, es verdad.

Escribir un sueño Interpretación de los Sueños

Lo mejor es que intente escribir todo el sueño lo antes posible: asegúre­se de que no ha olvidado incluir colores, nombres, números, canciones, títu­los de libros o cualquier otro detalle que le venga a la cabeza. Cuando haya acabado, será el momento de dar el toque final a su sueño con un título apro­piado. Para ello, resulta de gran utilidad seguir las seis preguntas de oro del buen periodista: quién, qué, dónde, cuándo, cómo y por qué.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario