Fragmentos oníricos en los sueños


Si sólo cuenta con trozos dispersos del sueño, no se desespere: al menos tiene por dónde empezar y, lo más importante, la dirección correcta —sobre todo si hace tiempo que no se dedica a intentar recordar sus sueños—. Felicí­tese por tener al menos un fragmento: anótelo con cariño y dé gracias de que obre en sus manos; trabaje con lo que tiene, reconózcale la importancia que se merece y no deje de pensar en él a lo largo del día, siempre a la bús­queda de su sentido oculto. Dedique a analizarlo el mismo tiempo que emple­aría con un trozo más extenso.Todo ello es útil para estimular su mente e impulsarla a que recuerde con mayor viveza el sueño, así como para animar al subconsciente a elaborar sueños cada vez más largos.

Fragmentos oníricos en los sueños Interpretación de los Sueños

Entretanto, considere el fragmento que obra en su poder como una parte importante de un sueño mucho más extenso, la mejor parte sin duda, la que está cargada de mayor significado. ¡No se tome ese fragmento a la ligera!

Si no dispone de mucho tiempo para escribir al levantarse, acostúmbrese por lo menos, antes de ir al trabajo, a anotar —aunque sea a toda prisa— la sensación que le ha dejado el sueño, cómo se siente al pensar en él, el hecho más destacado y los símbolos principales. Prometa que va a ocuparse de los detalles a la menor oportunidad, quizá durante la comida o nada más salir del trabajo. Si tiene a mano una grabadora, utilícela mientras se baña, desayuna o se viste. O si puede acceder a un ordenador, puede resultarle divertido uti­lizarlo para sus tareas de análisis onírico. En definitiva, emplee lo que mejor le vaya.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario