La hexadactilia


Desde siempre, el hombre ha considerado extraordinarios —positiva o negativamente— a los seres diferentes. Duendes, hombres salvajes, híbridos y extraterrestres son a menudo descritos con seis dedos, preferiblemente en la mano. Pero estas características no son exclusivas de personajes legendarios, a veces se encuentran en las representaciones de los evangelistas, profetas y santos.

La hexadactília no es una anomalía desconocida para la ciencia, aunque es más bien rara. Esta particularidad ha provocado desde siempre la aparición de creencias y supersticiones. En el pasado, a quien poseía un número de dedos superior al canónico, se le relacionaba generalmente con criaturas de las sombras y, a menudo, se le tachaba de bruja o hereje. Acerca de la demonización de la hexadactilia tenemos un testimonio también en la Biblia: «había allí un hombre de gran estatura que tenía seis dedos en cada mano y seis dedos en cada pie, en total veinticuatro, también él descendía de Rafá. Desafió a Israel, pero Jonatán, hijo de Simá, hermano de David, lo mató» (2.° Libro de Samuel 21, 20).

La hexadactilia Supersticiones

Las uñas

No se deben olvidar las importantes indicaciones que pueden obtenerse de las uñas, una parte secundaria del cuerpo a la que, sin embargo, la superstición atribuye muchos valores simbólicos. La superstición más importante acerca de las uñas es la que prohíbe perder los recortes, porque podrían ser utilizados por otras personas para hacer encantamientos. En cualquier caso, la tradición popular prohíbe cortarlas el viernes y el domingo, porque trae mala suerte y es un modo de acortar la vida.

El picor

Algunas manifestaciones del cuerpo son interpretadas por el moderno psicoanálisis como señal de nerviosismo o malestar interior. Por ejemplo, el picor, tropezar, bostezar o mover un miembro sin motivo aparente suelen considerarse síntomas de malestar vinculados al ámbito de lo inconsciente y a sus múltiples facetas. Antes de que el psicoanálisis considerara estas manifestaciones señales psíquicas con las que nuestro cerebro trata de mandarnos mensajes, la superstición había intentado interpretarlas, tratando de ver en ellas una expresión casi profética de la que obtener predicciones sobre hechos futuros. Para la superstición, el picor puede verse positiva o negativamente, pero se trata siempre de una advertencia precisa. Puede anunciar gastos si pica la mano, visitas si lo que nos rascamos son los pies. El picor en la nariz indica una inminente aventura amorosa, mientras que si es en el pelo, alguien está pensando mucho en nosotros.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Supersticiones.






One Response to “La hexadactilia”

  1. Pepe Dice:

    Qué bueno podría ser tocando el piano o la guitarra.


Deja un comentario