La magia positiva


Sin embargo, la magia rural no se dedica sólo al maleficio; en ella también se incluyen prácticas positivas, casi siempre con funciones terapéuticas. En realidad, en la cultura popular, mago y sanador a menudo se confunden, intercambian papeles y engloban ámbitos diversos y opuestos, como religión, medicina y supersticiones.

Muchas personas habrán oído hablar del poder de las «señales». Algunos sanadores-magos rurales tienen el «don del tacto»: pueden tocar la parte enferma de seres humanos y animales, «señalarla» con una cruz y alejar el mal con la ayuda de la religión, del óleo santo y de invocaciones rituales. El mago-terapeuta suele tener un nacimiento extraordinario. Puede venir al mundo con la membrana amniótica (nacido con el velo), ser sietemesino, nacer el día de Navidad, etc. Estas cualidades biográficas condicionarían profundamente su vida, convirtiéndolo en alguien especial, dotado de poderes extraordinarios negados a la mayoría de las personas.

La magia positiva Supersticiones

Es importante observar que en algunos casos el sanador realiza una curación porque la patología se debe a un trastorno de carácter psicosomático. A este respecto se dirige la interpretación propuesta por el psicoanálisis: el ceremonial simbólico de la superstición basta para determinar, tanto en quien lo practica como en quien lo recibe, un sentimiento de satisfacción. Y el resultado obtenido quedaría relegado realmente a un segundo plano.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Supersticiones.






Deja un comentario