La superstición de los jorobados


Por lo general, se considera que un hombre jorobado trae buena suerte, mientras que la mujer jorobada provoca efectos diametralmente opuestos. Quizás esta superstición podría encontrar una justificación en el antiguo dicho: «Guárdate de aquellos que han sido señalados por Dios», pero sin duda se trata de una ancestral forma de discriminación que en el pasado ha caracterizado profundamente la represión contra algunas minorías.

Sin embargo, con el paso de los siglos, debió suceder algo que hizo cambiar la actitud hacia los jorobados, en lo referente al hombre, transformando esta particularidad de signo negativo en positivo. Hay que recordar que los jorobados estaban rodeados de un aura especial. De hecho, a menudo el bufón medieval era también jorobado y deforme, un «señalado» que, con sus bromas, a menudo sagaces e hirientes, «divertía» a la corte.

La superstición de los jorobados Supersticiones

La tradición de tocar la joroba probablemente se estableció en este contexto, adquiriendo valores simbólicos importantes en razón de una práctica típica de la magia simpática. Es difícil comprender las motivaciones que condujeron, en cambio, a la demonización de la mujer jorobada. Un posible origen puede hallarse en la práctica medieval de atribuir a la mujer valores fuertemente negativos, que determinó a menudo su marginación. Una mujer «marcada por Dios» era considerada mucho más peligrosa y, por tanto, relacionada directamente con el diablo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Supersticiones.






Deja un comentario