Las escuelas de feng shui: Escuela de la Forma


Denominada también escuela del paisaje o escuela primitiva, consiste en la postura más antigua de aprendizaje del Feng Shui.

Estudia las formas geográficas y las formas de las edificaciones, inspirándose en lo planteado en el libro El candil de las viviendas, publicado por la dinastía Han el año 200 antes de Cristo.

Su objetivo es que lo tangible no perturbe a lo intangible, tratando de que ambas fuerzas convivan en equilibrio.

Requiere de un manejo de la realidad muy profundo, en donde la persona sea capaz de usar su intuición para percibir el flujo de la energía de cada elemento.

Sus seguidores creen que todo guarda relación con los 5 energías o los 5 elementos: Agua, Fuego, Madera, Metal y Tierra.

Además incorporan el uso de los cinco animales sagrados para determinar y clasificar el entorno: Dragón Verde, Ave Fénix Rojo, Tortuga Negra, Tigre Blanco y Serpiente Ocre o Amarilla.

Las escuelas de feng shui: Escuela de la Forma Feng Shui

El Dragón Verde se asocia con el Este y con el elemento Madera. Se relaciona con la parte izquierda, con el occidente, la intuición o tacto, la parte femenina.

Generalmente se ubica cerca de la serpiente y físicamente podemos identificarlo como el cerro que queda próximo a la casa, a un edificio, a un árbol o a un clóset.

El Ave Fénix Rojo se asocia con el Sur y con el elemento Fuego.

Se relaciona con las fachadas y con la necesidad de disponer de áreas abiertas en donde recibir energía.

Se ubica en contraposición a la tortuga y necesita de espacio para fluir, por eso se recomienda construir las casas con el frontis despejado para conservar intacta su influencia.

Además siempre se posiciona delante de la serpiente sin bloquearla.

La Tortuga Negra se asocia con el Norte y con el elemento Agua. Se ubica detrás de la serpiente. Se relaciona con la protección, la solidez, la estabilidad.

Físicamente se relaciona con todos los elementos que cubren o arropan a la casa o espacio en cuestión, por ejemplo, una colina, un bosque, un conjunto de edificios, etc.

Pero se trata de elementos que impidan poner en riesgo el hogar, porque una montaña muy cercana puede traer deshielos o aluviones. Esto mismo se aplica para puertas, pasillos o ventanas.

El Tigre Blanco se relaciona con el Oeste y con el elemento Metal. Representa la fuerza, el ímpetu, el empuje, la determinación.

Se ubica a la derecha de la serpiente y para estar en armonía debería imponerse menos que el Dragón.

La Serpiente Amarilla se relaciona con el Centro y con el elemento Tierra.

Representa la receptividad, sensibilidad y la percepción. Simboliza el centro del análisis en relación con su entorno y rodeado de los otros cuatro animales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Feng Shui.






Deja un comentario