Los arcanos del tarot: El Emperador


Este cuarto Arcano es señal de fuerza y bondad creadora, poder, voluntad, firmeza, equidad, energía, constancia, equidad, positivismo. Estabilidad y realización. Nos muestra que tenemos un protector poderoso. Obtenemos la concentración que necesitábamos.

Según la psicología, es el arquetipo del padre, del súper yo, en donde se hace presente la percepción. Es un llamado a la sensatez por buscar concretar con solidez nuestras metas. Debemos aplicar la inteligencia a lo que es útil. Pensamiento práctico.

Esta carta siempre nos indica que se nos presentará un desafío en donde debemos realizar algo, ponernos a prueba o construir algo importante para nuestro futuro.

Los arcanos del tarot: El Emperador Tarot

Puede ser que en nuestras manos esté el tomar la decisión, se nos otorgará ese poder, por ello debemos manejarnos mejor con la autoridad y con nuestras propias ambiciones para tomar un camino ético para todos. Generalmente apunta a la creación de un negocio familiar, comprar una casa, firmar contratos, fusionar empresas o tomar la decisión de formar una familia propia. Puede estar apareciendo un benefactor o protector en nuestro camino, un jefe que ejerza liderazgo sobre nosotros o nuestro padre, abuelo, hermano mayor. En casos puntuales se nos viene un dinero que no esperábamos.

La presencia del águila emprendiendo el vuelo representa la búsqueda del equilibrio por la oposición entre lo femenino y masculino. Que las piernas de El Emperador estén cruzadas demuestra que posee un privilegio exclusivo de su condición. Este detalle reafirma su individualidad y demuestra su fuerza y dominio.

Según la numerología el 4 es muestra del esfuerzo y la construcción. Es el dominio del mundo material y la transformación de las fuerzas espirituales. Este personaje concretará lo que la Emperatriz comenzó. De acuerdo a los hebreos corresponde a la sabiduría de la belleza. Algunos expertos hfblan de la fuerte relación con el sol y los procesos de expansión del hombre, sus objetivos y metas. Irradia plenitud, seguridad y una actitud de superioridad.

Esta carta no tiene detalles ostentosos porque no necesita demostrar nada, se impone por añadidura. Es un ser poderoso y no se cuestiona su rango ni menos su fuerza. Si aparece al revés es porque estamos siendo muy testarudos y obstinados. Esto nos llevará a romper nuestro equilibrio, perderemos nuestros dominios y autoridad, e incluso nuestros bienes. Estamos siendo fuertemente dominados por otro y eso nos tiene sin idealismo para salir adelante y ser fuertes. Anuncia caídas y problemas de salud.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tarot.






Deja un comentario