Los nudos localizados en los Chakras, Granthi brahma


Cuando kundalini llega al chakra ajna, uno está más allá de los tattvas, o elementos, y se encuentra establecido en el propio ser. Ha terminado el peligro de volver a caer en la trampa de las altas y bajas emocionales. En terminología tántrica, se han desatado ahora los «tres nudos»:

La realidad fenoménica ha sido invadida por la energía divina, y el ser se establece en la envoltura del éxtasis (anandamayi kosha). Granthi brahma. Es el primer nudo y está localizado en el primer chakra, el muladhara. Aunque éste es el lugar representado en el Jabal Upanishad y en el Yogashikha Upanishad, algunas escrituras tántricas colocan el granthi brahma en el área del ombligo, porque éste es el nudo de samsara, el mundo de los «nombres y las formas» (narrarupa). El mundo de los nombres y las formas presenta el primer obstáculo para el crecimiento del aspecto espiritual del ser individual, o jiva. Agni tattva (el elemento fuego), que es un producto de la subcategoría llamada el rupa («forma») tanmatra, está localizado aquí. Este nudo presenta el primer obstáculo para la ascensión de kundalini y obstruye el camino de éste cuando empieza a ascender hacia los centros superiores. Brahma es el creador de este mundo de nombres y formas; y por tanto se da a este nudo el nombre de nudo de Brahma.

Los nudos localizados en los Chakras, Granthi brahma Los Chakras

Este mundo de los nombres y las formas entra en nosotros a través de los cinco órganos sensorios (ojos, oídos, nariz, lengua y piel), que en lengua tántrica reciben el nombre de las «cinco ventanas». Ese mundo ocupa una gran parte de nuestra conciencia —crea las ambiciones y los deseos— y atrapa la mente. El deshacer ese nudo nos libera de las ataduras causadas por el compromiso, y hasta que no lo deshagamos no podremos meditar con eficacia. Este nudo crea inquietud e impide a la mente volverse unidireccional (ekagra). Es posible dominar la mente si se cierran las cinco ventanas mediante la práctica constante del pratyahara (el cierre voluntario de los órganos sensorios). Cuando la química corporal se purifica con la práctica del nadi shodhana, aumenta la energía y es posible deshacer el nudo. Sin embargo, antes de lograr tal cosa hay que practicar los cinco yamas y piyamas, o «restricciones», y hay que conseguir una asana (postura) estable en la que se pueda estar sentado durante un largo período de tiempo.

Cuando el aspirante se ha hecho adepto del nadi shodhana y pratyahara, puede comenzar la meditación sobre los chakras. Empezando por el primer chakra, se practica la visualización reconstruyendo mentalmente el dibujo del chakra. Todo esto debe hacerse en un entorno natural conveniente, en presencia de un gurú experimentado que haya sido iniciado adecuadamente y cuya presencia produzca tranquilidad y quietud en la mente. La fe en el gurú —y la gracia de kundalini devi— puede producir milagros y es posible deshacer el nudo. Cuando kundalini pasa y deshace adecuadamente el nudo de brahma, el aspirante al yoga se centra y las imágenes del mundo de los nombres y las formas no interrumpen la meditación.

Califica este Artículo
5 / 5 (2 votos)

Categoría: Los Chakras.






Deja un comentario