Los nudos localizados en los Chakras, Granthi rudra


Granthi rudra está localizado en el área del tercer ojo. Es el último nudo, y tras deshacerlo el aspirante se establece en la envoltura del éxtasis. Tras aniquilar el mundo de los nombres y las formas, uno debe destruir las restantes ataduras que obstruyen el camino de kundalini hacia el chakra soma. Cuando kundalini asciende por el chakra vishuddha y llega al chakra ajna, el aspirante, que es ya un yogui, se convierte en tattvatita, es decir, está más allá de los cinco elementos de la tierra, agua, fuego, aire y akasha.

Todo el mundo de los nombres y las formas evoluciona a partir de los tattvas, y en ellos se disuelve. Los tattvas son los que cambian continuamente la estructura química del cuerpo físico y producen las fluctuaciones emocionales y los compromisos en el ser individual. Tras cruzar el quinto chakra, kundalini pasa al sexto, en donde los tattvas se funden con su origen, el mahat o maha tattva. Aquí se cruzan los nadis ida y pingala desintegrándose respectivamente en las ventanas de la nariz izquierda y derecha. Como canales lunares y solares, ida y pingala están unidos al tiempo. Tras este cruzamiento en el chakra ajna se disuelve la conciencia atada por el tiempo y el yogui se establece en el infinito. Entonces se deshace este nudo y el yogui puede ascender con su energía móvil hasta el chakra soma.

Los nudos localizados en los Chakras, Granthi rudra Los Chakras

En las escrituras tántricas se dice que cuando un yogui llega al chakra ajna consigue el poder de ver el pasado, el presente y el futuro con gran claridad. Se convierte entonces en un trikaladarshi (tri, «tres»; kala, «tiempo»; darshi, «adivino»), o trikalajna («conocedor del pasado, el presente y el futuro»), es decir, un visionario. Puede ver con claridad lo que está sucediendo en cualquier parte, en cualquier momento, y tiene el poder de estar presente en cualquier lugar y en cualquier momento. No existen ya para él las barreras del tiempo y el espacio. Pero en este punto es cuando granthi rudra se convierte en un obstáculo, pues el yogui puede perderse en su poder intuitivo, sus siddhis y milagros. Si el yogui no presta atención a esas visiones y abandona sus ataduras con los siddhis, puede progresar y trascender los tres gunas, conviniéndose en un gunatita (más allá de los aspectos o cualidades), estableciéndose en un éxtasis eterno, en la unión completa y la conciencia no dual.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Los Chakras.






Deja un comentario