Los sueños en el diagnóstico de los hechizos


Como ya dijo Freud en su momento, el inconsciente sabe cosas que no sabe el consciente porque no las quiere saber. Cuando se está dormido es el inconsciente el que trabaja y por ello no da información si después recordamos nuestros sueños. En los sueños, gracias al inconsciente, puede aparecer la persona que se encarga de querernos o de hacernos mal, de la misma forma que pueden captarse las energías negativas de las que somos presas.

Otra cosa a tener en cuenta es la comunicación que se establece con los difuntos. En ocasiones, nos comunicamos con ellos a través de los sueños y ellos, también a través de los sueños, pueden decirnos quién es el que nos envía las malas energías. De este modo hemos dado un repaso a los medios más conocidos usados para diagnosticar la presencia de un hechizo, y podemos decir que todos son válidos.

Los sueños en el diagnóstico de los hechizos Hechizos

Los sistemas populares se basan en la proyección del pensamiento, que se dirige a través de medios más o menos empíricos, los cuales, gracias a la analogía vibratoria entre los distintos elementos (agua, aceite, sal, etc.), están en condiciones de despertar en el operador facultades latentes, como la videncia, la precognición e incluso la telecinesis en el caso del aceite que se extiende por el agua. Otros operadores más valientes no utilizan ningún medio físico, y se basan solamente en las sensaciones derivadas de la observación de una persona o de su fotografía. Cada cual tiene su sistema, proporcional a su propia capacidad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Hechizos.






Deja un comentario