Numerología: números compuestos


Los números compuestos son las dos energías que están dentro de ti. Las cifras de dos dígitos muestran las relaciones cósmicas y la energía y la vibración que anteceden a tu número personal, a la vez que lo complementan.

Energías compuestas

En los números compuestos, el primer dígito se denomina número dominante, y representa tus actitudes, lo que el mundo ve de ti. El segundo es el subordinado, representa lo que piensas, las emociones que ocultas al mundo y a ti mismo.

Cómo hallar tu número compuesto

Supongamos que calculaste tu número de nombre, y que, antes de la reducción final, hallas, por ejemplo, el número 16. Este es tu número compuesto.

En este caso, el número dominante es el 1, caracterizado por la individualidad y la originalidad. Esto es lo que se refleja de ti para todos. El número subordinado es el 6, número de la justicia, la corrección y el respeto. Muestra lo que tienes en tu mente y lo que tu espíritu busca reforzar.

Numerología: números compuestos Numerología

Si bien el dominante suele ensombrecer al subordinado, hay una relación de energía, que te llevará a entender los motores desconocidos de tus decisiones.

Compatibilidades en el amor

Es interesante estudiar los números compuestos de tu pareja y los tuyos, cuando ambos tienen el mismo número personal. Por ejemplo:

Tú 23 2+3 = 5
Tu pareja 14 1+4 = 5

En este caso, ambos son 5, pero tu combinación es especial: el 2 dominante, que es feminidad, dulzura, delicadeza y entrega en el hogar; y el 3 subordinado, que suma alegría, sabiduría e inteligencia. Esto, complementado con tu número personal, el 5, que es la aventura y el riesgo.

Tu pareja tiene un número dominante 1. Es única, original, creativa; pero el 4 te muestra que internamente guarda una férrea disciplina. Es ordenada y pulcra y esto, si te das cuenta, choca a la hora de decidirse por ser feliz. El 5 se manifestará con la suma de valor y decisión que le puedan faltar.

Califica este Artículo
3.67 / 5 (3 votos)

Categoría: Numerología.






Deja un comentario