Personalidad según rasgos faciales: cabello y frente


Del cabello

El hombre que tiene cabello liso, largo, de color blanco o rubio, fino, fácil de arreglar, es naturalmente tímido, poco fuerte, pacífico en las compañías, y siempre bien recibido y agradable en todas partes donde se encuentre.

El que los tiene fuertes, ásperos y cortos, es muy intrépido, inquieto, arrogante, a menudo engañador y mentiroso, curioso de cosas bellas, más simple que sabio, aunque la dicha le acompaña siempre.

Personalidad según rasgos faciales: cabello y frente La Magia Blanca

El cabello crespo indica hombre de duro carácter o gran sencillez, y hay quien a menudo tiene, a la vez, los dos. Los que tienen mucho cabello sobre las sienes son sencillos, amantes de la gloria, se fían con facilidad de otros, creen cuanto se les dice, son poco emprendedores, groseros en sus discursos y gozan poco del amor.

Los cabellos ásperos, rizados, y parecidos a peluca, denotan hombre sencillo, atrevido, soberbio, de concepción tardía, fácil de encolerizarse, embustero, lujurioso y maligno. Si los cabellos se rizan y levantan, aunque sea poco, pero sobre la frente, será sencillo, ni bueno ni malo, apto para la música.

Los que tienen cabello espeso, son lujuriosos, de fácil digestión, soberbios, crédulos, descuidados, de poca memoria, curiosos y desgraciados.

Los de cabello rojo son envidiosos, malignos, embusteros y maldicientes.

Los cabellos muy rubios caracterizan al hombre apto para todo, entusiasta del honor y vanagloria; mientras que los negros, revelan a un hombre capaz de realizar todas sus empresas, más inclinado al bien que al mal; servicial, laborioso, secreto y feliz.

Los cabellos blanquecinos y los de verde azulado, denotan al hombre honrado por completo, temeroso, vergonzoso, débil, de gran juicio, pero de mediana capacidad. El hombre que tiene regular cantidad de cabello de color común, es agradable, más inclinado al bien que a! mal, aficionado al reposo, a la limpieza, y buenas costumbres; y los que durante su juventud tienen cabellos blancos, son cambiadizos, sujetos a la lujuria, soberbios, inconstantes y muy habladores.

De la frente

La frente muy elevada, si es redondeada, denota al hombre liberal para con sus amigos y parientes, alegre en extremo, de buen juicio, tratable y bien recibido por todo el mundo.

El que tiene mucha piel y grueso desarrollo en la frente, da indicios de burlón, soberbio, embustero y muy simple.

La frente, dice Heider, es asiento de la tranquilidad, de la alegría, grandes pesares, congojas, estupidez, ignorancia y malicia. Es de todas las partes del semblante la que mayor interés ofrece. Las frentes, miradas de perfil, pueden reducirse a tres clases generales, y son: unas inclinadas hacia atrás; otras, perpendiculares, y las últimas, prominentes.

Las frentes inclinadas hacia atrás, contienen generalmente imaginación, espíritu y fortaleza. Una perpendicularidad completa, y a más los cabellos hasta las cejas dan señal de falta de talento. Una forma perpendicular que se ovala insensiblemente hacia arriba, anuncia talento reflexivo y profundo. Las frentes prominentes son propias de almas débiles y limitadas, las que nunca podrán llegar a cierta madurez. Los contornos de la frente arqueados y en ángulo, determinan dulzura y flexibilidad de carácter. Cuando una frente redondeada y saliente por arriba baja en linea recta hacia el suelo, de modo que representa forma perpendicular, puede acusar gran fondo de inteligencia, vivacidad e irascibilidad, pero al mismo tiempo corazón de hielo. Cuanto más dilatada es la frente, el espíritu está más falto de viveza; cuanto más reducida, corta y compacta, el carácter será más concentrado, firme y sólido.

Para que una frente sea buena, perfectamente bella y de expresión que anuncie riqueza, imaginación y nobleza de carácter, debe hallarse en la más exacta la proporción con lo restante del rostro. Exenta de toda clase de desigualdades y surcos permanentes, será, sin embargo, susceptible de ellas, pero tan sólo se doblegará a los movimientos de meditación reflexiva o a los del dolor o por gran indignación; para esto debe retirarse por arriba y adelantar por la parte inferior, y el color de la piel será más claro que el de las demás partes de la cara. Si el hueco de los ojos es resalido, es señal de extraordinaria sagacidad para el estudio de las ciencias, y de maravillosa aptitud para grandes empresas. Mas sin este ángulo saliente hay excelentes cabezas, aunque no tienen más que solidez cuando la parte inferior de la frente se aploma, como huevo, perpendicular sobre las cejas colocadas horizontalmente, redondeándose y arqueándose de modo insensible por ambos lados hacia las sienes.

La frente corta, surcada, triangular, hundida por un lado, rasgada, o que se arruga siempre de modo diferente, no anuncia nada bueno y debe inspirar desconfianza. Las frentes cuadradas cuyas paredes laterales son aún bastante espaciosas y presentan el hueco de los ojos muy sólido, suponen gran fondo de sabiduria y valor; todos los fisonomistas están conformes en este punto. En cambio frente muy huesosa y con mucha piel, denota natural brusco y pendenciero.

Una frente alta, con rostro largo y puntiagudo por la barba, es señal infalible de debilidad e ineptitud. Frentes dilatadas con piel fuertemente tendida y compacta, en las que no se percibe ni aún la señal de la alegría más común, ni ningún pliegue suavemente marcado, son siempre indicio de carácter frío, suspicaz, burlón, maniático, inoportuno, lleno de pretensiones, vil y vengativo. La frente que de lo alto se inclina hacia adelante y se hunde en los ojos, es indicio más cierto de imbecilidád sin límites, al paso que los surcos oblícuos en la frente, si la casualidad hace que se encuentren paralelos o parezcan tales, manifiestan cabeza vacía de sentido y carácter falso y suspicaz. Si estos surcos son rectos; paralelos, regulares y poco profundos, no se hallan más que en hombres juiciosos, sabios, experimentados, y de gran discernimiento. Las frentes cuya mitad está surcada de arrugas bastante profundas y sobre todo circulares, en tanto que la otra es lisa y compacta, dan señal infalible de estupidez.

Califica este Artículo
1.80 / 5 (5 votos)

Categoría: La Magia Blanca.






One Response to “Personalidad según rasgos faciales: cabello y frente”

  1. india Dice:

    me parece de muy mal gusto este post. No hay necesidad de emplear tantos adjetivos descalificativos.
    Se podrian resaltar las virtudes de cada uno y ya está!
    saludos.


Deja un comentario