Sanación con auto-Reiki


Les recuerdo que cada posición de manos está relacionada con cada chakra y en que se puede sanar y colaborar acorde con los órganos, aparatos, sistemas y emociones que se encuentren en el mismo.

En la parte posterior, dado que es muy incómodo hacerse auto-eiki, sólo lo realizaremos ante una patología, o si contamos con buena flexibilidad para permanecer de manera un tanto incómoda en algunos sectores como ser la zona dorsal y otras.

¿Cuál debe ser la permanencia en cada postura?

Bueno, es muy variable; van desde un minuto a cinco minutos, depende si hacemos un trabajo corporal generalizado y de lo cómodos o no que estemos en cada postura, aparte siempre se le puede dedicar más tiempo a los chakras principales que al resto de las otras posturas, salvo que haya problemas de salud en alguno de ellos, por lo tanto nos dedicaremos más.

Sanación con auto-Reiki Reiki

¿De qué manera controlamos esos minutos?

Hay varias, una de ellas es guiarse por los latidos de las manos, cuando disminuyen es el momento de pasar a la siguiente, otra muy práctica es tener un reloj frente a ustedes y levantar la vista para controlar y otra de ellas es trabajar con música que marca los tiempos en las posturas, pero particularmente si bien son muy bellas porque las marcan con silencios o con campanitas, es la menos recomendada.

Una sesión de Reiki a un paciente puede durar en términos generales aproximadamente una hora hasta una hora y cuarto, pero si lo estamos realizando a un anciano lo reduciremos a no más de media hora entre ambos lados o sólo de la parte frontal; ¿por qué? Por el simple hecho de que según su estado físico les cuesta mucho darse vuelta en la camilla y desde ya que cuando lo tenemos de frente hay que ponerles una almohada voluminosa debajo de las rodillas, para que no les duela la zona sacro lumbar al tener que incorporarse, ustedes todo lo contemplan.

La maravillosa energía Reiki ni bien uno coloca las manos en el cuerpo, sola se acciona, pero cuando recién se comienza a veces es preferible solicitarla con las manos en alto hacia el cielo pidiéndola a Jesús, a Dios, tu Dios, si eres ateo, bueno, la solicitas al cosmos, al universo; otras de las posibilidades es solicitarla desde el centro de nuestro pecho, desde el corazón.

Califica este Artículo
5 / 5 (3 votos)

Categoría: Reiki.






Deja un comentario