Ser encerrada por una vieja y lograr escapar


Estaba en un pueblo y yo tenía un pintalabios dorado en la mano, y las calles se iban pintando de dorado con el pintalabios y yo también los tenía pintados.

Era un pueblo con muchas calles y estrechas, con casas muy viejas. El pueblo tenía muchas calles de distintos pueblos que conozco. Cuando iba por una calle me encontré con gente conocida y me puse a limpiarme el dorado de mis labios. De repente, aparece una amiga de mi clase y aparecemos con trajes de animadoras de fútbol, que empezamos a bailar y a cantar.

Aparece una vieja y nos lleva a mi amiga y a mi por una calle, que nos mete en una casa en ruinas. Se cerró la puerta muy fuerte y la vieja nos encierra, y empieza a taparnos la puerta con ladrillos. Me acerco a la puerta y la abro. Logramos salir de allí, pero la vieja continúa poniendo ladrillos. Y ahí desperté.

Sry

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja un comentario