Símbolos personales en los sueños


Los símbolos personales son aquellos que tienen un significado para noso­tros y otro diferente para otra persona. Pensemos en un avión, por ejemplo: cuando alguien me habla de volar, yo pienso en viajar, vacaciones, libertad y alegría; para un piloto comercial, puede ser simplemente la rutina de trabajo; para algunas personas puede conllevar miedo porque temen volar; para otras,puede representar el nerviosismo y la excitación de saltar en calda libre o de pilotar su propio aeroplano, una fumigación aérea, un incendio, un deporte…

Los símbolos personales pueden estar llenos de juegos de palabras que, a menudo, usan nuestras frases o clichés favoritos, tales como «hace que me suba por las paredes». Entonces, si soñamos con conducir el coche subiendo por una pared, seguramente diremos:«Ése sí que fue sin duda un sueño tonto».

Símbolos personales en los sueños Interpretación de los Sueños

Los juegos de palabras en los sueños, aunque están muy generalizados, son difíciles de conseguir. Las monedas, por ejemplo, pueden significar cambio —un cambio pequeño o muchas variaciones en la vida de uno— y no tener nada que ver con el dinero. Generalmente, los sueños tienden a jugar con las mismas palabras y el mismo argot que uno usa. Debemos vigilar las frases y expresiones pegadizas, títulos de canciones, libros y películas, así como cual­quier juego de palabras, como que «cultivable» signifique «culpable» o que «arma» quiera significar «alma».

Puede haber muchos nombres sugestivos; «el señor Malhumorado» puede representar nuestro estado de ánimo; otros apellidos como Molinero, Gamo, Sastre o Herrero, además de otros más o menos sutiles, pueden definir algún aspecto de nuestra persona.

Algunos símbolos pueden disponer de más de un significado. El fuego puede querer decir que estamos «quemados» por algo, pero puede repre­sentar también la calidez, el confort, algo que se está cociendo, la desinfección, la transformación, la purificación, el miedo o una fiebre atroz. Para escoger la decisión correcta entre estas posibilidades, necesitamos recordar cómo nos sentíamos con ese fuego; lo conseguiremos cerrando los ojos durante unos momentos y retrocediendo mentalmente en nuestro sueño. Debemos apren­der a usar el propio sentido común más que a depender de un libro o una persona. De nuevo, nuestra recomendación es ¡confiemos en nosotros mismos!

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario