Soñé con luces rojas y azules


Estaba en un tablero con casas y jardines. Era de noche y habían luces azules y rojas. Las luces rojas me producían malestar, yo sabía que eran consecuencia de los errores que había cometido a lo largo de mi existencia. Me preocupé por identificar esos errores y me sentía desesperado porque había hecho todo lo posible en los últimos años por repararlos.

No había problema en cuánto al trato con los demás seres, siempre me ha sido sencillo ser noble pero sí debía reforzar mi pureza. Dejé todos los alimentos azucarados y las frituras casi totalmente, consumía verduras más seguido; fui dejando la masturbación; comencé a valorar más la música y afiné las piezas musicales que me gustaban en 432 hz por ser la frecuencia de la naturaleza. Empecé a mirar el sol en los atardeceres para tener más energía, esto se llama sungazing.

A medida que recordaba haber hecho todo eso, iba ascendiendo por una escalera helicoidal que pertenecía a un edificio que me parece era un hotel. Por ratos hacía paradas y entraba a habitaciones y hablaba con personas pero no recuerdo qué. Poco a poco las luces rojas fueron desapareciendo y el tablero en el que me encontraba se hizo más grande y comencé a ver nuevos lugares que me parecían emocionantes: jardines, árboles con joyas; todo lleno de luces azules. Era como estar dentro de un videojuego pero que representaba mi vida. Me hizo recordar a Mario Party. Luego me dije: parece que se acercan agradables sorpresas. Finalmente desperté.

Mihael Arce Baldo

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja un comentario