Soñé que defendía a alguien y me atacaban perros


Recuerdo que caminaba por una larga y amplia calle que, sin embargo, parecía estrecha por la cantidad de árboles, botes, puestos y demás que estaban cerca de la acera. La calle subía como hacía una colina y yo caminaba desde la base, cuando escuchaba a alguien amenazar a una mujer de mediana edad. Habían más personas y nadie se movía, se veían temerosos y al ver que nadie ayudaba sentí miedo también.

Intenté regresar, pero no podía olvidar lo que había visto, así que me dirigí en aquella dirección y grité -déjala en paz-. El hombre me miró y me dijo que no me metiera y yo repetí que la dejara en paz. La dejó y se volvió hacía mí, me miraba y detrás de él salieron dos perros enormes, uno café de su derecha y el otro negro por su izquierda. El perro café comenzó a andar en mi dirección y luego a correr.

Me quedé en mi sitio, incliné un poco las rodillas y esperé al perro a que viniera a mí, mientras lo veía correr yo pensaba como atacarlo, pero no encontraba modo en el que al mismo tiempo bloqueara el de mi derecha. Poco antes de que me mordiera, desperté.

Gerardo

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja un comentario