Soñé que estaba perdida y me sentía insegura


El sueño empieza en una playa donde estaba tomando el sol. Vi a mi madre y mi hermana (actualmente mi hermana y yo no nos hablamos). Traté otra vez de intentar que mi hermana me hablase y terminase el enfado, no lo logré y mi madre tampoco me apoyó. Yo me fui y allí se quedaron las tres (con mi sobrina).

Luego yo me fui hacia mi coche, no lo encontraba, no recordaba donde lo había dejado. Luego lo vi estaba aparcado, al lado de unos chicos con un perro pitbul, sentí miedo, me acerqué, mi coche tenía las puertas abiertas, pero todo estaba bien, no se habían llevado nada. Lo encendí. Arranqué pero no sabía hacia donde ir, la calle era desconocida y no sabía hacia donde ir. Cogí una dirección, de repente me encontré en unas calles suburbiales, vi dos personas de raza negra que intentaron abrir las puertas de mi coche, era una cuesta arriba y mi coche no lograba subirla, parecía que aceleraba pero el coche no respondía. Logré subir, y logré agarrar la puerta para que esas personas no las abrieran. No sabía cuáles eran sus intenciones. Luego de repente ya no iba conduciendo mi coche, sino una vespa que tenía a los 16 años, que mi padre vendió. Iba conduciendo mi vespa, por las calles subirbiales, me sentí muy insegura. No sabía que camino coger, vi unas señales y cogí hacia el pueblo que conocía, aunque no era donde yo vivía, era cerca.

Seguí avanzando con miedo, la moto no andaba casi nada. De repente vi a lo lejos un bar de carretera donde había muchos hombres, justo al pasar por allí, un grupo de unos 5 me abordó y me llevó hacia el bar, yo estaba en el bar, montada en mi vespa y me hacían preguntas que me intimidaban bastante, sobre hacia donde iba y sobre la vespa. Yo pensé que me la robarían y se la quedarían y no sabía qué harían conmigo. De repente empecé a chillar lo más que pude, a decirles que me quería ir y que me dejasen ir, chillando. Fui hacia la carretera, y ellos quedaron como sorprendidos de que yo me pusiese a chillar de esa manera. Cogí camino hacia mi destino, había una gran cuesta arriba, mi moto no avanzaba, iba muy despacio que casi no aguantaba derecha. Tuve que ayudarme con las piernas para avanzar, así de repente vi que tenía una herida en la pierna y todavía todo iba ser más difícil. Y de repente sentí unos golpecitos en una pierna, miro hacia atrás y uno de esos hombres había venido corriendo y se había puesto a ayudarme empujando mi vespa por esa carretera cuesta arriba. Yo sentí alivio pero también inquietud he inseguridad, porque no sabía con qué intenciones estaba ahí ayudandome si era para ayudarme a subir la cuesta, si quería alcanzarme para hacerme algo malo. En mi sueño deseaba que fuese un hombre bueno y que permaneciese ahí siempre porque necesitaba que me ayudase y alguien que me apoyase.

Beatriz

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja un comentario