Soñé que lobos me protegían y coronaban rey


Aún lo recuerdo como si fuese ayer. Ese hermoso y a su vez inquietante sueño, tal vez x mi fanatismo a esa clase de cosas o simplemente por la enfermedad y fiebre que tenía ese día.

Camino solo por un bosque parece que tengo una armadura aun que está hecha pedazos junto con mi capa rasgada, mi espada es ahora una empuñadura con una hoja desafilada y rota hay sangre en mi cabeza y a lo lejos se escucha un batalla. Entro al bosque
quizás escapando, quizás para huir lo único que se es que corro y corro sin parar hasta que cansado por las heridas y la pérdida de sangre me desplomo pensando que será mi final.

Todo se pone negro. El sonido de unas hojas rompiéndose me despierta. Aun mareado tomo una rama y con un trozo roto de mi armadura improviso una lanza, es entonces cuando los veo: 3 lobos gigantes quizás de el tamaño de un auto.

Me atacan yo trato de defenderme con mi lanza pero es inútil me toman de la capa y me avientan hacia los cielos, pensando que es mi último aliento grito por el temor a ser devorado. Pero caigo en la espalda del líder quien me dice telepáticamente no temas

Me pasean por el bosque y me incitan a tocar los arboles, con cada árbol que toco es una distinta historia la que se proyecta ante mis ojos como una película, cada árbol es una historia diferente, cuando de repente uno se agazapa y un ser extraño carga contra nosotros
el uno de los lobos aúlla y se transforma en un humano con fuertes brazos y una capucha en forma de lobo con un aspecto vikingesco
entonces los otros dos me suben a su lomo y huimos.

Llegamos a el lugar donde me desmalle un árbol inmenso, enorme diría yo, entonces el vikingo regresa, grita y se convierte en lobo de nuevo me llevan a el centro de el árbol parece un castillo o una ciudadela me sientan en un trono se convierten a su forma vikinga los 3 me dan una corona y gritan larga vida a nuestro rey.

Escucho muchos pasos venir por la puerta pero despierto antes de saber quiénes eran.

Santos

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja un comentario