Soñé que me casaba y me sentía feliz


Estaba en un altar hermoso como en la playa, un día soleado maravilloso, todo resplandecía, el mi exnovio y yo vestidos de blanco nos mirábamos y sonreíamos nos veíamos felices, se sentía una tranquilidad, una calma un regocijo, éramos planamente felices.

Todo se veía en calma, el altar maravilloso como cuento de hadas no recuerdo haber visto el cura ni nadie más pero estaban allí se escuchaba el murmullo, al parecer nosotros no veíamos nada más que a nosotros mismos una paz inundaba nuestro corazón nuestra aura nuestra vida, era como todo lo que hubieramos soñada se estuviera realizando materializando en aquél preciso instante una felicidad maravillosa un gozo como solo Dios lo puede dar, la felicidad era infinita y solo sonreiamos entre nosotros y nos tomabamos de las manos con ese amor unicio que la felicidad nos brotaba por los poros.

Anita Maria

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja un comentario