Soñé que perdía una competencia y luego cortaba mi cabello


Hace un par de noches soñé que paseaba en bicicleta junto a otra persona, que en mi sueño parecía ser cercana a mi, pero no recuerdo su rostro o su relación conmigo. Después aparecía una tercera persona, un hombre joven, con el cual comencé a competir por quién era más rápido, mientras iba avanzando comenzaba a aparecer gente a nuestros lados para observar la carrera y aparecían nuevos competidores, pero no con tanta importancia como el primero.

Todo esto ocurría en el pueblo en el que vivo.
En mitad de la carrera logro adelantar a mi “rival”, pero por alguna razón me desvió y termino manejando sobre la acera o vereda, la cual estaba en bastante mal estado y dificulta bastante para desempeñarme en la carrera por lo que intento volver a la calle, pero la diferencia de altura entre la acera y la calle provoca un miedo en mi y dudo en hacerlo.

Un hombre que lucia de unos 30 años aproximados me aconseja volver rápidamente a la calle y eso hice, dejando de lados mis dudas.
Esto sucedió a solo unos metros de la “meta”, por lo que justo cuando logro estabilizarme en la calle y me encuentro a unos centímetros de la meta soy dejada en segundo lugar por mi “rival”.

Luego de la carrera, me quito mi casco molesta y me voy a una especie de restaurante rústico, me dirigí directo al baño, me quito una peluca rubia que no recuerdo llevar al comienzo del sueño, luego tomo unas tijeras que estaban en el lavabo y corto mi cabello dejándolo bastante corto. Luego tomo la peluca y la corto al igual que mi cabello, antes de salir del baño vuelvo a colocarme la peluca y me coloco unos lentes de sol y un piercing en el labio. Fuera del baño me esperaba el hombre que anteriormente me había aconsejado bajar a la calle, el cual me quita la peluca diciendo que no seria necesaria, ya que debía recomenzar como una persona que nadie reconociera, es decir, como yo y el me ayudaría a ganar la siguiente carrera.

Anaí Emma

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja un comentario