Superstición de los pies


«Levantarse con el pie izquierdo» es una frase hecha bastante común que evidencia sobre todo la necesidad de «justificar», según el baremo interpretativo de la superstición, las causas de nuestros malestares y de los problemas diarios. Todos sabemos que al levantarnos es necesario poner primero el pie derecho en el suelo, porque de lo contrario el día irá mal. Operación no siempre fácil si uno puede levantarse sólo por el lado izquierdo, por ejemplo, cuando la cama tiene el lado derecho contra la pared.

Pero, aun admitiendo que se puede encontrar una solución, queda la pregunta fundamental: ¿por qué el pie izquierdo es malo? Parte de culpa la tiene la negatividad atribuida a la izquierda, que debe relacionarse con el papel simbólico del pie. En general, el pie se considera la parte del cuerpo que, por su contacto natural con la tierra y su fundamental papel en el equilibrio, mejor puede «sentir» la relación con lo sagrado pasando a ser un elemento privilegiado de conexión. Sólo hay que pensar en la tradición islámica de quitarse los zapatos antes de entrar en una mezquita. Una forma de respeto que puede verse también como una especie de apertura a la revelación divina.

Superstición de los pies Supersticiones

El acto ritual de descalzarse está presente también en los otros grandes monoteísmos. Encontramos su confirmación en la tradición bíblica: «No te acerques aquí, quita las sandalias de tus pies, porque el lugar que pisas es suelo sagrado» (Éxodo 3, 5). Pero, también la invitación de Cristo a setenta discípulos a ir descalzos para predicar por el mundo (Mateo 10, 10; Lucas 10, 4) reafirma este importante concepto. En las creencias de muchos países, el pie ocupa una posición relevante: la forma, el modo de pisar, etc. son «señales» de las que se deducen muchas veces augurios. Se dice que los patricios romanos disponían de un esclavo en el vestíbulo de sus viviendas para que advirtiera a los visitantes de que entraran con el pie derecho.

Entrar con el izquierdo habría sido causa de una próxima desventura. También el pie, aunque en menor medida que la mano, puede ser signo de poder, en especial cuando se apoya sobre cuerpos o estatuas, para afirmar así su predominio La cuestión puede hallarse en el Antiguo Testamento (2.° Libro de Samuel 22, 39; 1.et Libro de los Reyes 5, 17; Salmos 18, 39) y tiene su origen en la cultura egipcia y mesopotámica en la que los soberanos vencedores se representaban con un pie sobre el cuello de los enemigos derrotados.

Apoyar el pie sobre algo o alguien es señal de la propia superioridad y del poder ejercido sobre lo que se aplasta. A diferencia de la mano, que de hecho es un instrumento determinante dentro del rito mágico, el pie es símbolo de supremacía sobre lo que se pisa.

Creencias acerca de los pies

Los aspectos simbólicos que han caracterizado desde la Antigüedad al pie han sido decisivos para la formación de numerosas creencias. Recordemos algunas:

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Supersticiones.






Deja un comentario