Tener un diario de los sueños


Su diario de sueños puede ser una herramienta muy útil para interpretar correctamente sus experiencias oníricas y para dejar constancia de su desa­rrollo espiritual: la única condición es que cada noche se tome la molestia de revisar los sucesos del día, sus acciones y reacciones y las sensaciones que ha experimentado. No se equivoca si piensa que es bueno anotar tanto los éxi­tos como los fracasos, las decepciones, las esperanzas, los temores, los pro­yectos y, muy especialmente, las metas más inmediatas, pues son éstas últimas las que sirven de referencia a sus sueños a la hora de valorar los pensamientos y las acciones del día anterior.

Puede sorprendernos que, cuando alguien nos viene a ver para pedirnos consejo, al empezar a hablar de sus problemas esa persona sea capaz, de forma natural, de decirnos con toda exactitud qué va bien y qué va mal en su vida, así como la forma de corregir lo que es erróneo; de hecho, está demos­trado que lo único que necesitamos es una oportunidad para poner en pala­bras nuestros pensamientos: es así como los problemas se aclaran y acaban surgiendo las tan deseadas respuestas. Eso mismo es lo que nos proporciona el diario de sueños… ¡con la ventaja de ahorrarnos la tan embarazosa situa­ción de tener que pedir el consejo de otro!

Tener un diario de los sueños Interpretación de los Sueños

Cuando usted establece sus ideales y objetivos, el diario le sirve para con­centrarse en lo que le está sucediendo ahora y para averiguar qué piensa realmente de su vida. Pero esta experiencia le será muy útil para profundizar mucho más en su propia vida, en lo que esté haciendo y por qué lo está haciendo; o, lo que es lo mismo, a dónde va, qué esté aprendiendo y qué cam­bios es necesario introducir en su vida para que ésta sea más plena y feliz.Y no sólo eso: esta actividad le ayudará también a llevar mejor las riendas de su vida. Si intenta fundamentar su existencia sobre una base sólida como ésta, no tardará mucho en comprender cuál es la conexión oculta que existe entre los diferentes acontecimientos de su vida y qué tipo de manipulaciones, jue­gos y situaciones curiosas se producen a su alrededor. Hágalo y comprobará que está perfectamente preparado para comprender la naturaleza de los retos que se ha propuesto y para acometerlos sin miedo; si no lo hace, nunca dejará de ser un juguete en manos del destino.

El diario puede convertirse en el lugar idóneo para conversar con el mejor amigo que tiene (es decir, usted mismo), quien le da los mejores consejos. Anote los sucesos y sensaciones de cada día y verá que la razón central de sus problemas le parece tan clara como la luz del día; después de esto le será muy sencillo averiguar cuáles son las preguntas que debe formular y que con­formarán el marco de trabajo de sus futuros sueños.

Si quiere trabajar de verdad sobre los sueños, lo primero que debe hacer es escribir con la máxima sinceridad posible un diario personal en el que irá anotando al final del día todos sus pensamientos, sentimientos y experien­cias. Se suele recomendar que al acabar la jornada uno mismo haga revisión y examen de cómo han ido las cosas, pues nos ahorramos tener que hacer esa misma tarea cuando estemos dormidos; así podremos dedicar más tiempo de nuestros sueños al verdadero y fundamental aprendizaje. Es una tarea muy sencilla que le ocupará muy poco tiempo. Para facilitarse el trabajo, anote sus sueños, reflexiones y juicios sobre usted mismo en una sola libreta o bloc y con la misma fecha: esto siempre resulta más útil que tenerlo todo distribui­do en diferentes libretas. Descubra qué método es el que le va mejor a usted.

Lo que pretendo es que usted sea capaz de analizar los sucesos del día con absoluta imparcialidad y considerar atentamente su forma de actuar, reac­cionar y llevar el asunto en cada circunstancia concreta. Sopese las distintas decisiones que tomó siempre a la luz de los retos que usted mismo se ha impues­to (sin olvidar sus sentimientos y sensaciones hacia ellos). Sea generoso a la hora de juzgar lo que hizo y trate de descubrir en qué podría mejorar la pró­xima vez y cómo podría hacerlo. No se trata de flagelarse ni de infravalorar­se a cada mínimo error que descubra: simplemente es cuestión de saber ana­lizar y juzgar lo que hemos hecho y de valorar las diferentes formas que tenemos de hacerlo mejor la próxima vez. No se olvide de incluir en todas estas reflexiones los libros que lee, la música que escucha, las películas que ve, las clases a las que asiste, etc., pues todo ello ejerce gran influencia en su forma de pensar y, por consiguiente, en su forma de vivir.

No sea demasiado duro con usted mismo. No olvide nunca que cada error que descubre es un paso adelante más que da en su proceso de aprendizaje y superación: de ahi que no deba despreciar y condenar sus fallos, sino com­prenderlos y valorarlos en su justa medida. Trate de aceptarse tal como es, gústese; tiene que comprender que la gente y las situaciones de su vida que le suponen un problema constituyen, en el fondo, una fuente de conocimien­tos acerca de alguna cuestión de la que usted mismo ha decidido aprender o extraer algo.Acepte estos retos como lo que son: las enseñanzas que le da la vida. De ahí que escribir este diario personal pueda acabar convirtiéndose en una muy provechosa práctica nocturna de autoevaluación que realizará teniendo siempre muy presentes sus esperanzas y proyectos más queridos.

Esta observación continuada de cuáles son sus objetivos, motivaciones, formas de actuar y tipo de vida en general le será de gran ayuda a la hora de juzgar correctamente los progresos que vaya haciendo en su vida y de enten­der el origen y naturaleza de los problemas que le ocupan en cada momento. Además, le permitirá asimilar con mayor eficacia la información que le sumi­nistran los sueños y vencer los obstáculos y las dificultades que se le presen­ten con mayor presteza y velocidad.Asimismo, puede servirle de preparación para que, partiendo de su yo superior, pueda transitar por sus sueños y su mundo onírico en general con mayor facilidad y control de la situación, algo que le llevará a vivir sus sueños con plena lucidez, que es, al fin y al cabo, el objetivo principal que nos proponemos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Interpretación de los Sueños.






Deja un comentario