Soñé con espíritus malignos


Mi sueño iniciaba en la casa de al lado de la mía, es una casa actualmente vacía, estábamos mi familia y yo en esa casa por alguna razón y estaba amueblada de diferente forma que la mía actual, yo veía que pasaba una señora vestida de forma normal nada de vestidos blancos o cosas por el estilo, pero ella no hablaba y solo se le veía caminando por la casa.

Así miraba otras personas caminando por la casa en total eran como unas 4, pero ninguna hablaba ni hacía gestos como si fueran almas perdidas en el lugar, cuando salía al patio (dónde se encontraba mi familia: mamá, papá, abuela y hermana) todos están muy contentos y nada preocupados por lo sucedido adentro de la casa, de repente salía la primera señora que mire en el sueño y se ponía enfrente de todos nosotros y se reía de una forma muy grotesca segundos después hecho un grito muy fuerte y todos nos cubrimos, en el corredor del patio que tiene la casa aparecía un señor muy anciano pero se sentía un ambiente ya pesado, de miedo, todos nos sentíamos inmóviles, y no salía nada de nuestra boca como si no pudiéramos hablar para nada, el señor empezaba a querer llevarse a mi hermana, se acercaba y la tomaba con el fin de llevársela, yo peleaba contra eso que no me dejaba moverme o hablar y de mi boca salía mi voz muy débil diciendo -no te la llevarás, estaba sintiendo demasiado coraje más que miedo en ese momento, al yo enfrentar eso, me tiraban (la señora del principio y el señor del corredor) una mirada muy fuerte sentía como si me estuviera viendo un “algo” realmente malo y fuerte, pero seguía yo resistiéndome y gritando – en el nombre de Cristo, en el nombre de Cristo, aléjate de ella, deja a mi hermana (yo no soy muy religiosa, pero me aferre a mi creencia familiar), veía que el se acercaba cada vez más a mí y dejaba a mi hermana, ya sentía un enfrentamiento más fuerte entre ese hombre y yo al estar yo resistiéndome y dándole frente sin miedo y con mucho coraje, todo empezaba a oscurecerse más como si se pasará el tiempo más rápido y la noche estuviera cayendo con más fuerza, en un punto de todo eso, el soltaba totalmente a mi hermana y ella se quedaba parada como fuera de conciencia, y se acercaba cada vez más a mí con una sonrisa sarcástica y muy fuerte como llena de maldad, al ver que se acercaba más a mí, yo seguía gritando -aléjate de nosotros, dejamos en paz, el se acercaba completamente a mi cara a unos centímetros de distancia y me decía algo que no se entendía en lo absoluto, como en otro idioma y después me lo gritaba con más fuerza, yo seguía con valentía pero estaba sintiendo más miedo, y solo cerraba los ojos y seguía gritando lo mismo -aléjate de nosotros, con la voz más fuerte y desesperada que podía salir de mi, aún siendo mi voz muy débil por lo que fuera que hiciera también no poder moverme, en todo eso abría los ojos y esa cosa se había ido y mi hermana caía desmayada enfrente de mi, yo entraba a la casa y ya no encontraba a ninguna persona de las del principio, sentía una debilidad emocional y fatiga física muy grande, veía a mi familia bien, y en eso despertaba y al despertar aún sentía mucha pesadez física y mental.

Vanessa

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja una respuesta