Soñé que la energía de Anubis me guiaba


Soñé que estaba en un “Museo” con mi familia, ellos lo llamaban así pero no lo era realmente, íbamos todos caminando y me acerqué a este lugar, un perro comenzó a hablarme, en ese momento sentí que estábamos conectados por el tercer ojo (el cual se ha estado abriendo el último tiempo, Sin que yo quiera abrirlo)

La cosa es que este perro comenzó a hablarme del tiempo mientras se acercaba a algo como una piscina cuadrada (como de 2 mentros de ancho y largo) y unos 50 cm de profundidad, el agua era verde y tenía una baranda para que la gente no entrara, bajo el agua estaba la tumba de dos perroa egipcios, No recuerdo los nombres… Pero si no me equivoco uno contenía la H o ambos. El perro que me contaba del tiempo y su importancia se acostó bajo agua y nuestro lazo murió cuando la conversación terminó.

Me dijo que debo atesorar el tiempo porque es valioso y no es para siempre, Que nada es para siempre. El estaba realmente triste, La angustia de cuando se acostó sobre la tumba es difícil de olvidar, Luego de todo eso mis manos se empezaron a calentar gracias a toda la energía que salía de ellas (cosa que suele pasar) pero nunca había tenido tanta energía, Esta me llevaba a dos puertas doradas, Al lado de las puertas (el una pared) había un cuadro de ambos perros, Tenían joyería dorada, Probablemente de oro, Ambos eran blancos. Luego de ver el cuadro abrí las puertas, Había un cuadro de uno de los perros adentro, Recuerdo haber leído algo de Anubis en alguna parte pero no recuerdo dónde ni en qué contexto.

Habían unas tablas doradas que tenían una historia escrita, no recuerdo que decía y no pude leerlo muy bien ya que mi abuela lo movía para todas partes pudiéndome que lo leyera (pero no me dejaba) finalmente encontré otras dos puertas que seguramente tenía lo de el otro perro pero mi mamá me agarró las manos cuando lo iba a abrir y me gritó “No!, ¡No lo abras! ” Y todos entraron en pánico (mi hermano, mi hermana, mi mamá, mi papá y mi abuela) y comenzaron a sacarme de allí, Yo quería verlo, esa puerta me llamaba, Toda mi energía estaba allí, Recuerdo que me sentía una sola con ese lugar, Con esos perros… Como si fueran míos… Pero no pude ver que había dentro y por el miedo en la voz de mi mamá tengo curiosidad.

Blue

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tablón de Relatos.






Deja una respuesta